ORACIÓN A LA VIRGEN MARÍA ROSA MÍSTICA PARA NECESIDADES URGENTES Y PROBLEMAS GRAVES

Oh María, Rosa Mística, la más noble Reina de Paz, bendita Madre de misericordia y Madre de Nuestro Señor Jesús, Reina del Cielo, te pedimos para nuestras familias, el don del amor, la unión, la paz, el bienestar y el progreso, acógenos en tu tierno e inmaculado Corazón y consíguenos todas las gracias que nos hacen falta para avanzar en el camino del bien.

Rosa Mística, abogada clemente y Madre Bella, en honor de tu Divino Hijo, recurrimos a ti porque escuchas nuestras súplicas y nos acercas a Jesús, para alcanzar su misericordia, no por nuestros méritos, sino por la bondad que hay en tu amoroso Corazón maternal, te pedimos con firme voluntad que ores por nosotros a tu Amado Hijo Jesucristo para tener la seguridad de ser escuchados por ÉL, en esta gran necesidad:

(Ahora cuéntale a la Virgen María, la Rosa Mística tus dificultades y pide su ayuda para resolverlas).

Rosa Mística, Madre intercesora, por la rosa blanca que portas en tu pecho que simboliza el espíritu de la oración, por la rosa roja que portas en tu pecho que simboliza el espíritu del sacrificio y abnegación, y por la rosa amarilla que portas en tu pecho que simboliza el espíritu de la penitencia, favorécenos a nosotros tus hijos necesitados de tu ayuda e ilumina nuestras vidas con tu luz radiante.

Madre del gran Amor, humilde mediadora, Tú eres nuestra fortaleza, y nuestro consuelo, otórganos la esperanza, vuelve tu prodigiosa mirada sobre nosotros, y consíguenos el alivio de nuestras penas y angustias.

Intercede amorosa Madre ante nuestro Buen Jesús, para que también nos otorgue el perdón de nuestras culpas y por medio de su misericordia, nos ayude en nuestras urgentes necesidades y nos permita solucionar los problemas que nos abaten con discernimiento y sabiduría.

Ruégale Madrecita querida, por favor a nuestro buen Dios, para que escuche nuestra oración insistente a través de ti y nos conceda solo lo que ÉL crea conveniente para nuestro bienestar, y en especial pídele Virgencita linda, por esta dificultad que nos causa sufrimiento.

Oh María, Rosa Mística, Bella entre las más Bellas, Santísima Señora, Templo de Dios, con total confianza hemos solicitado tu patrocinio y guía y con ilusión imploramos tu amparo y protección, aleja de nuestras vidas las dudas y temores, danos entendimiento para superar nuestros desaciertos y líbranos de los enemigos del alma y del cuerpo.

Ruega por nosotros a tu Santísimo Hijo Jesucristo para que nos colme de sus hermosas bendiciones, oh María Rosa Mística, elegida por Dios para ser Madre de Jesús y también para ser Madre nuestra, no nos abandones, Madrecita Bella, fortalece cada día nuestra fe y esperanza en tu Hijo Amado.

Así sea. +

Ahora haz el Salve, un Padrenuestro tres Ave Marías y tres Glorias.